Sustentabilidad, un imperativo...

Loading...

Wednesday, June 25, 2014

Es necesario redefinir la división político administrativa en Chile pues "no representa a las regiones”

El académico de la Escuela de Arquitectura y especialista en ordenamiento territorial, sostuvo que los actuales distritos y circunscripciones “no tienen relación con las necesidades sociales, económicas y geográficas de las regiones” y que, el cambio al sistema electoral impulsado por el gobierno, “es la oportunidad para resolver estos problemas de carácter urgente”.
Por



Mientras la reforma al Sistema Binominal presentada por el Gobierno se tramita en la Cámara de Diputados, el académico de la Escuela de Arquitectura, Carlos Muñoz, llamó a los parlamentarios a “evitar incongruencias” ante el eventual reordenamiento de la división político administrativa del país.
Según el profesor, especialista en ordenamiento territorial, con amplia experiencia en cargos públicos en la región de O´Higgins, las actuales circunscripciones y distritos en Chile, “no tienen relación con las necesidades sociales, económicas y geográficas de las regiones” y deben modificarse “de manera urgente”.
“La visión político administrativa en Chile resulta incoherente”, señaló Muñoz. “Por ejemplo, la región de O’Higgins tiene tres provincias pero cuatro distritos electorales que no coinciden. Entonces, cuando se busca aprobar alguna ley que beneficie a la zona es sumamente difícil poner de acuerdo a los parlamentarios de distritos diferentes, más aún cuando pertenecen a tiendas políticas diferentes. Es decir, no existe una mirada integral del territorio”, puntualizó el académico.
Carlos Muñoz dijo ver en el cambio al sistema electoral, impulsado por el gobierno, una oportunidad para resolver estos problemas, sin embargo llamó a escuchar la opinión de la ciudadanía y los expertos, además de “poner atención en ciertas inconsistencias” presentes en la propuesta para el nuevo mapa electoral.
“Con los cambios propuestos, la Región del Maule, con 970.000 habitantes, elegirá cinco senadores, mientras que la Región de O’Higgins, con 800.000 habitantes elegirá tres senadores. ¿Amerita que una diferencia de 170.000 habitantes dé derecho a elegir otros dos senadores?”, preguntó el arquitecto.
Las inquietudes expresadas por el académico surgen a partir de una investigación avalada por la Dirección de Ciencia y Tecnología DICYT de la U. de Santiago de Chile, sobre hábitat integrado; trabajo realizado por Carlos Muñoz, el también académico del Plantel, Matías Dziekonski, y Ninoska Lamilla, actual arquitecta de la Municipalidad de Peñalolén.  
“Nosotros le hicimos llegar estas observaciones al gobierno, específicamente al presidente de la Comisión Asesora Presidencial para la Descentralización y el Desarrollo Regional, Esteban Valenzuela, y esperamos que sean bien recibidas por la autoridad”, manifestó Muñoz.
“Lo que buscamos con esto es dar una voz de alerta e instar al gobierno a consultar, con la ciudadanía, los cambios en la división político administrativa del país, porque sin la participación de quienes habitan el territorio ni los académicos y expertos en la materia, ningún cambio será beneficioso para Chile”, señaló el profesor.
“Esta es la oportunidad de encontrar una solución”, concluyó el académico de la Escuela de Arquitectura de nuestro Universidad, Carlos Muñoz.

Consideraciones relevantes para la Universidad Regional de O’Higgins

Se trata de crear una Universidad con alma y espíritu regional, cuya misión esencial sea constituir la herramienta principal para la aceleración del desarrollo, la equidad y la descentralización regional.

Por Carlos Muñoz Parra y Esteban Valenzuela Van Treek 
(Agradecemos los aportes de Manuel Canales y Rolando Cárdenas) 
Independientemente del decálogo establecido por la institucionalidad para la creación de las nuevas Universidades Regionales, queremos dejar presente nuestras consideraciones que estimamos relevantes para el éxito de esta imprescindible iniciativa.
El desarrollo de la nación o de un territorio es el capital humano, el desarrollo del conocimiento la ciencia, la tecnología y la innovación son los quehaceres esenciales de la misión de una universidad.
Desde siempre las Universidades  Regionales  tienen la misión  de ocuparse  del desarrollo territorial,  poniendo a disposición  sus capacidades  en el ámbito formativo  y en el área del conocimiento, focalizado en aquellos tópicos  que constituyen problemas  oportunidades y desafíos para la región.
Creemos que se trata de crear una Universidad con alma y espíritu regional, cuya misión esencial sea constituir la herramienta principal para la aceleración del desarrollo, la equidad y la descentralización regional.
Un país tan centralizado como el nuestro requiere proyectos con transformaciones profundas que obvien la inequidad que afecta a las regiones con respecto a la capital.
El proyecto de una universidad para nuestra región debe tener como premisa un gran sentido de pertenencia e identidad y debe ser el gran aporte para el rescate, conservación y difusión de nuestra identidad regional, que dé sentido al compromiso con la descentralización.
La universidad contemporánea debe lograr una efectiva transferencia de sus resultados de investigación hacia las empresas y la sociedad en general que se localiza en su región de influencia, con el fin de que ésta apropiación genere riqueza y esté alineada con la política pública delineada para configurar el desarrollo sostenible de dicha región.  (Bermeo, González, Segovia. 2013).
Hoy las universidades son pieza clave para generar desarrollo científico-tecnológico que apalanca el crecimiento socio-económico sostenible de una región (Etzkowitz H, 2008).
Imaginamos entonces una Universidad que se integra espacialmente – como una red -, y que se organiza verticalmente –de modo que articula Universidad regional, con Institutos provinciales, y CFT en los territorio referidos.
Así, es una universidad que sigue las huellas de sus paisajes, y no uni-centraliza el saber, sino que lo hace pluricentral.
Infraestructura de calidad 
Con el propósito de responder a las demandas de la comunidad no solo en términos de formación, sino de extensión e investigación, la Universidad deberá fundarse en desarrollar fortalezas en su infraestructura en las diferentes localizaciones, potenciando así el denominado “Curriculum Oculto”.
Fortalecimiento de la estructura administrativa
Con profunda raigambre en los actores regionales, donde el empoderamiento sea evidente por parte de la ciudadanía, con una participación de los sectores públicos, privados, políticos, de organizaciones de base.
Educación superior con calidad y pertinencia para la Región. 
Desde siempre las Universidades  Regionales  tienen la misión  de ocuparse  del desarrollo territorial,  poniendo a disposición  sus capacidades  en el ámbito formativo  y en el área del conocimiento, focalizado en aquellos tópicos  que constituyen problemas  oportunidades y desafíos para la región.
Contar con una propuesta innovativa en la metodología de enseñanza – aprendizaje que constituya el sello institucional. Para este efecto, una vía interesante y replicable, es abordando el cambio curricular por competencias: antecedentes de una experiencia exitosa y validada en Ingeniería de la universidad de Sherbrooke, Canadá. Esta Universidad presenta diferentes programas de licenciatura, de maestría, de doctorado y de postdoctorado, además de diversos certificados y microprogramas. Es también la única universidad de Quebec, y una de las pocas universidades en el mundo, que ofrece un programa de licenciatura en derecho (L.L.B.) con maestría en administración de empresas (M.B.A.).
La elaboración de un programa por competencias, desde la selección de la idea inicial hasta su concreción, obliga a los conceptualizadores a cruzar diversas etapas, cada una debe de ofrecer el mayor grado de coherencia posible, comparándola con las anteriores. En este planteamiento de elaboración, lo que importa es definir con claridad y de una manera operacional el concepto de competencia, a fin de que dicha concepción asumida sirva de referencia para las decisiones futuras.
Cuando se forma por competencias, la competencia se demuestra con una acción. Una competencia  es una tarea que es posible observar, por lo tanto hay que observar en una situación dada, tiene que haber una situación donde yo pueda demostrar una competencia.  Entonces si queremos evaluar tenemos que tener una situación dada (Gérard Lachiver).
Mejor calidad de vida
Implementación de algunos programas y servicios dirigidos a la comunidad universitaria en las diferentes sedes, con el fin de mejorar la calidad de vida de estudiantes, docentes y funcionarios.
La extensión en la región.
Desarrollo de proyectos de extensión, proyectos de fomento cultural, cátedras abiertas para la reflexión regional de análisis de temáticas sociales, económicas, políticas, culturales y medioambientales.
Articulación institucional con la vida local y regional.
Participación institucional en diferentes convocatorias, así como la suscripción de convenios y alianzas estratégicas, como herramienta para la gestión de recursos para el fortalecimiento de la descentralización universitaria.
Investigación Regional. 
La propuesta de una universidad  para la región de O’Higgins debe tener como premisa un gran sentido de pertenencia  e identidad y debe ser el gran aporte  para el rescate, conservación y difusión  de nuestra identidad regional, que dé sentido al compromiso con la descentralización. 
Desarrolla las áreas propias de la vocación y capacidades de la Región en la búsqueda de los aspectos con más potencial en la mirada sustentable de la investigación regional. Se debería considerar convocatorias a investigación de carácter interno para preparar el paso siguiente a las externas. Generar a través de esto, semilleros de investigación impulsado la conformación de grupos de estudio con la participación de estudiantes de las diferentes sedes que se dediquen a la investigación en diferentes temáticas de interés, con el acompañamiento de las unidades académicas. Todo esto con un programa de socialización con la comunidad de los alcances de los trabajos en curso o terminados. 
Localización 
Es evidente que debe nacer en zonas céntricas de Rancagua, San Fernando y Pichilemu, donde a los estudiantes les gusta estar. Lo que no quita dar uso de centro experimental, CFT u otros a las instalaciones a mejorar en Rengo. El ex Liceo María Luisa Bombal y el eje histórico de la Calle Estado son excepcionales, ya que se comunica con la Casa de la Cultura, Teatro Regional y complejo deportivo de El Teniente, haciendo economías de escala. Los mejores campus del mundo están en el borde de los centros. En Chile es cosa de ver el Campus de la U. de Concepción, la UCV en el plano de Valparaíso, el Barrio Universitario República en Santiago, entre otros.
No obstante, es conveniente que se comience a mirar los terrenos e inmuebles en posesión tanto del Ministerio de Bienes Nacionales como del SERVIU regional en las 6 localidades en perspectiva: Pichilemu, San Fernando, Rancagua, Rengo, Santa Cruz y San Vicente de Tagua Tagua, de tal manera de contar con un catastro de probables ubicaciones, al menos para sus inicios.  Del mismo modo, la infraestructura educacional subutilizada.
Realidad Regional
La Región de O’Higgins es una desarticulación; sus partes  -Cachapoal, Colchagua, la Costa- si están internamente articuladas y son por ello representables y vivibles y operables como unidad.
La Universidad no puede, en su vocación territorializada, o de lugar, suspender este dato. Puede incluso pensarse así su primer sentido: interpreta que su territorialidad, como unidad, no está dada, siendo la misma Universidad un modo de abordarla o intentarla.
Para ello, ha de asumirse entonces “pluricentrada”, federada en su contextura, para si dar razón de la triple geografía humana en que tiene sentido.
Una universidad que en sus centros dispone de internados  -para así acondicionarse al viaje de sus estudiantes de lejanías-.
Una universidad que se centra en carreras de inmediata pertinencia al valle o la zona.
Una universidad también con un desarrollo fuerte en el posgrado. Es quizás donde más se puede avanzar.
Al menos tres líneas al respecto:
a)    Planificación y gestión territorial (conecta múltiples intereses, y está en la base del espíritu de la creaciónde la Universidad).
b)    Planificación y gestión en Educación. (conecta con las trasformaciones que vienen en la materia).
c)    Planificación y gestión productiva, con posgrado en los aspectos que hacen vocación en la Región.
Universidad Regional O´Higgins, URO
El proyecto de esta Universidad Regional debe ser descentralizado a través del efectivo traslado de competencias al GORE, las municipalidades de la región y organismos  de representación de la comunidad. Para que sean los  actores territoriales los que, bajo un marco jurídico general, logren concretar estrategias y decisiones a través de una efectiva potestad reglamentaria regional y local, que solo estén limitadas por la constitución y las leyes generales.
Deberá contar con un Directorio tri-estamental y con representantes regionales: Preside Intendente, dos representantes académicos, uno de los funcionarios, uno de los estudiantes, uno de Pro -O’Higgins, uno de la CUT Regional, dos del Consejo Regional.
Puede tener supervisión- no control- por cinco años de una universidad autónoma del CRUCH. Se recomienda UFRO, Bio Bio, USACH u otra que no le sea competitiva.
Rector Fundante: Oriundo de la Región, Doctor, diez años de experiencia académica, experiencia en gestión regional.
Autónoma por cinco años. Endógena. Universidad, Instituto Profesional y CFT simultáneo. Parte en las tres capitales provinciales: Rancagua, San Fernando y Pichilemu, con residencias universitarias y centros culturales asociados;  y proyecta CFT a Santa Cruz (Viticultura), Rengo (Fruticultura) y San Vicente (Horticultura).
Debe estar en el centro o en el borde del centro de las ciudades respectivas
Facultades claves por sede:
·         Pichilemu:  
o    Turismo, Mar (surf), Producción (vino, minería), Montaña (reservas naturales, deportes de montaña, esquí)
o    Gastronomía
o    Técnico Forestal,
o    Técnico Construcción,
o    Carácter Técnico Profesional.
·         San Fernando: 
o    Educación
o    Agronomía y Enología
o    Arquitectura y Construcción y Diseño (Fomento de las artesanías, rescate del patrimonio (tangible, intangible))
o    Perfil humanista. Museo de Arte/centro cultural
·         Rancagua:
o    Minería (mecánica y equipos),
o    Administración y Negocios,
o    Salud
o    Humanidades y Arte
o    Ingenierías duras, Centro de estudios regionalistas O’Higgins (CERO)
Nace con Museo de Arte/centro cultural y Centro de Estudios Regionalistas O’Higgins (CERO).
Fecha clave de inicio de actividades el 2 de octubre, 2014 año del bicentenario de la Batalla de Rancagua. Se puede llegar al 2016 con alumnos si hay voluntad.




Thursday, April 24, 2014

Distritos y Circunscripciones electorales, oportunidad o amenaza para las regiones con el término del binominal.

Como académico de la Escuela de Arquitectura de la Universidad de Santiago de Chile, estimo como de suma importancia que quienes preparen las propuestas de asignación territorial ante una modificación de los distritos electorales producto del término del sistema binominal, cuenten con asesoría técnica apropiada.

Ante la inminente reforma del sistema electoral binominal, que trae consigo una reformulación de los distritos y circunscripciones senatoriales y, por ende, un cambio del territorio que éstos abarcarían, un grupo de académicos de la Escuela de Arquitectura de la Universidad advertimos que cualquier modificación debe considerar un análisis previo que evite incoherencias entre el territorio y la tipificación política. 


Esta inquietud, ha sido sostenida por una investigación avalada por la Dirección de Ciencia y Tecnología DICYT de la Universidad de Santiago que realizamos con los colegas Matías Dziekonski y Ninoska Lamilla, sobre la efectividad de la planificación tipo “bottom up” -que valida la participación de las partes interesadas, tanto de privados como del sector público-, en la Región de O’Higgins en el período 1996-2006, la que dio pie a una presentación en el 23º Congreso de la Red Europea de Investigación en Vivienda, realizado en Toulouse, Francia, a mediados de 2011.

El término del binominal propone aumentar los parlamentarios por distritos y de paso, perpetuar estos mañosos territorios distritales o, en su defecto, reformularlos. Cabe preguntarse cómo se funda el territorio que abarcarán estos distritos,  si bien en rigor nos parece excelente terminar con el binominal, nos preocupa el tema propuesto en cuanto a la descentralización y participación ciudadana en los territorios regionales.


Espero se puedan aclarar estas dudas, como que simplemente se fusionen distritos con una mirada exclusivamente en el número de habitantes, pero no se aproveche la oportunidad para replantearlos con un perspectiva más acorde con ciertas característica propias de cada territorio. Incluso, respecto a la población me parece que hay cierta inconsistencia, ya que por ejemplo, la Región del  Maule con 970.000 habitantes elegirá 5 senadores, y la Región de  O’Higgins 3 senadores con cerca de 800.000 habitantes. ¿Amerita que 170.000 habitantes más den derecho a dos senadores más?... Por simple lógica matemática, 194.000 habitantes le darían derecho a estas Regiones  a elegir un senador... o sea, O’Higgins debería elegir 4 y no 3... para aplicar la misma medida que Maule...

Creo que no son detalles los aquí planteados en aras de la mejor representación para las regiones.


La preocupación se basa en el análisis de la historia de la división política administrativa que ha desarrollado el territorio nacional, donde, a nuestro juicio,  es posible verificar la incoherencia que ha tenido ésta con las dinámicas que realmente lo configuran.

Poner de acuerdo a parlamentarios para que tomen decisiones de apoyo a proyectos que no son de su competencia distrital, es un drama per se. Agravarlo más aún, sería un desastre, es la advertencia que formulamos.


El Coordinador de la Comisión de Descentralización Esteban Valenzuela V.T. tiene una propuesta alternativa a la del Proyecto original presentado al parlamento, que amerita considerarla.


De este modo, estimamos que para la ciudadanía, es de suma importancia que quienes preparen las propuestas de asignación territorial ante una modificación de los distritos electorales, cuenten con la asesoría técnica apropiada. Ello, para que puedan tener una visión más cercana a la realidad contingente de nuestro hábitat desarrollado en los diferentes territorios que conforman el país, y no continúen con las dificultades que ocasiona el llevar a cabo inversiones en territorios que no obedecen a los designios de la división político administrativa y la ley electoral.



Carlos Muñoz Parra
Doctor Arquitecto
Profesor Asociado Escuela de Arquitectura
Universidad de Santiago de Chile


Ver el trabajo presentado el año 2011 en el 23º Congreso de la Red Europea de Investigación en Vivienda (Francia) AQUÍ.

Tuesday, April 01, 2014

Respecto a la propuesta de reforma tributaria


La mayoría de los economistas coinciden en que, potencialmente, el mayor obstáculo para el éxito de la Reforma Tributaria será el crecimiento.

Y pasa que cuando se habla del crecimiento, se habla de este como un tema asociado a PIB pero sin geolocalización. Sin embargo, hasta ahora nadie ha mencionado un tema que dado el exacerbado centralismo de nuestro país, se sigue por ese camino, y es que los impuestos son regresivos territorialmente. 

Por lo que eventualmente el crecimiento se podrá producir pero con un desequilibrio territorial en sus orígenes. La estructura existente y la propuesta, no consideran para nada los esfuerzos que tiene que hacer los MIPYME y PYMES en las regiones extremas para sacar adelante sus negocios cuando son efectivamente regionales. Y se les carga la mochila impositiva de la misma manera que a los que están en la Metrópoli. Por lo demás, nada se menciona respecto a aquellos grandes negocios instalados en regiones, pero que tienen domicilio legal en Santiago, con lo que no dejan impuestos en la región de localización. 

Si queremos desarrollar un crecimiento mas equilibrado del país, como lo planteo en su momento Pedro Aguirre Cerda cuando creo CORFO, es necesario generar incentivos a polos regionales de  desarrollo.  Para esto sería conveniente que el legislativo perfeccionara la propuesta de Reforma Tributaria en este sentido, haciendo así de Chile, un país equitativo socialmente y también territorialmente.


Carlos Muñoz Parra.

Thursday, November 07, 2013

                                              Estudiante de Arquitectura, Pilar Peterson. Foto: Hugo Salas.

Estudiante de Arquitectura propone espacios públicos orientados al bienestar y permanencia de las personas

Pilar Peterson afirma que producto del crecimiento inorgánico del gran Santiago, el imperativo de hoy es planificar una ciudad más amable para sus habitantes.

Pilar Peterson se interesó en la Arquitectura cuando comenzó a cuestionarse porqué la ciudad tenía la forma que tenía. Aún estaba en el colegio, pero a medida que comenzaba a interesarse en el diseño de las calles y a conocer la historia de la capital, se fue dando cuenta que el urbanismo es un reflejo de la forma en que las personas viven su ciudad.

Hoy, como estudiante de 4º año de la carrera, comprende la importancia de una planificación urbana pensada en las personas, sobre todo para Santiago. “El gran problema de esta ciudad es que no fue programada, sino que se extendió espontáneamente por el crecimiento explosivo de la población”, sostiene y explica que por eso, la construcción de sectores residenciales se acerca cada vez más a las plantas de tratamientos de aguas, o cómo los sectores industriales quedaron insertos en las áreas habitables.

Pilar Peterson lamenta que pocos candidatos presidenciales hayan hablado de sus proyectos de desarrollo urbano para implementar en el país, ya que “no entienden que la ciudad es un problema social, porque le recuerda permanentemente a las personas los problemas que los rodean”, como el desplazamiento del transporte, el acceso a los servicios, la reducción de los espacios peatonales en favor de los automóviles y la poca disponibilidad de espacios públicos de calidad, “el problema no es construir más plazas razas, sino implementarlas con árboles o infraestructura para que sea ameno caminar, estar ahí y disfrutarlas”.

Pilar afirma que la ciudad es el reflejo de las personas que la habitan, por eso “Santiago evidencia que somos una sociedad divida entre la clase alta, que vive en el sector oriente, mientras que los sectores más pobres se ubican en el poniente y en la periferia”. También se nota la sensación de inseguridad de las personas en el encierro permanente: “Vivimos enrejados, con miedo de los espacios públicos abiertos, pasando de un espacio cerrado a otro. Por eso, el símbolo actual social es el mall”.

Querer Santiago

Mañana es el día del Urbanismo y Pilar estará presente en las actividades que su Escuela ha preparado. Gracias a su formación con un fuerte sello social le preocupa encontrar soluciones para hacer la ciudad más amigable, “vemos la arquitectura como un bienestar social”, sostiene.

“Para cambiar la ciudad hay que cambiar de mentalidad y mirar más allá de lo que tenemos, porque siento que la gente de Santiago no quiere a su ciudad, no le tienen cariño y por eso la descuidan”, dice.

Agrega que las ciudades deberían programarse para hacer partícipes a los ciudadanos y no ofrecer sólo plazas de paso. “La ciudad debería ser amigable con todos los usuarios, entretenida de recorrer, con lugares amenos que gusten a las personas y las influyan positivamente, donde las distancias se vuelvan más cortas y los trayectos sean más agradables para la vista, una ciudad para los ciudadanos, no para los automóviles”.

Finalmente, Pilar valora la inserción del campus de nuestra Universidad en el corazón de una de las comunas más transitadas. El espacio, que comprende 32 hectáreas, integra todos sus organismos y componentes, rodeados de importantes sitios dedicados a la vegetación. “En el campus hay muchas áreas verdes que lo hacen muy bonito y agradable para la convivencia”, concluye.
http://www.udesantiagoaldia.cl/content/estudiante-de-arquitectura-propone-espacios-publicos-orientados-al-bienestar-y-permanencia

Tuesday, November 05, 2013

5 de noviembre de 2013

La re(de)volución regionalista de Bachelet

avatar
Director Dpto. de Ciencia Política y RRII de la Universidad Alberto Hurtado. Doctor en historia y cientista político.
Chile está ad portas de un giro que le haga sanar las heridas que el centralismo provocó a las regiones (provincias) desde el triunfo conservador en 1830 que impuso el autoritarismo. La candidatura de Michelle Bachelet, desde la DC al PC, junto a independientes y agrupaciones sociales-territoriales, han formalizado en su programa los tres pilares de un profundo proceso de regionalización democrática y solidaria, que dará tanto libertad (autonomía) como instrumentos de solidaridad a las regiones: a) elección de intendentes para ser un país regionalizado con poder desde la soberanía de los que habitan el territorio, rompiendo los casi dos siglos de imperio de la delegación centralista; b) aumento de la inversión con decisión regional para profundizar la transferencia de recursos (al menos creció el FNDR en la última década); y c) creación del Fondo de Convergencia Regional, inyectando más recursos, flexibilidad y proactividad a la gestión regional para apoyar los territorios rezagados y apostar al desarrollo territorial con vigor.
Las brechas de desigualdad son evidentes y explican la ola de protestas y rabia justificada: Tocopilla debe mendigar especialistas en salud aunque tiene megatermoeléctricas, Calama busca parques y formación técnica siendo el mayor distrito minero del mundo, el Maule Sur busca revertir su mortalidad infantil que es cinco veces que la de Vitacura, los territorios mapuches un modelo socioeconómico sustentable y valorativo de su vida (se ha subsidiado a las grandes forestales más que a la agricultura familiar), el sur protestó en Aysén-Magallanes para “defender” subsidios (gas) y aparecer en las políticas sin continuidad de conectividad, educación y empleo.
Lo decidido por Bachelet abre un nuevo ciclo para las regiones: acabar con la cooptación y el mendigar (y llorar) en un modelo centralista-paternalista, para ir a la descentralización, que es poder del otro, del hermano(a) que tiene su autonomía para dibujar sus sueños y políticas (la fraternidad como horizontalidad conflictiva, diversa y virtuosa).
Lo esencial es enfrentar la pobreza que se concentra entre el Maule y Los Lagos, y aumentar los recursos para la competitividad y el fomento productivo que inspiró la creación del royalty minero y el Fondo de Innovación para impactar en las regiones. Como dicen, con sorna y resentimiento, en todos los círculos regionalistas: “Van a las sexta línea de Metro y no hay tren a Concepción”.
El Fondo de Convergencia Regional, financiado ya sea por transferencias o tasas territoriales, será administrado por las regiones –como lo anunció la ex Presidenta en el sur– para pactar con municipios y ministerios programas plurianuales de intervención en los nudos críticos de desigualdad: cobertura de salud, presencia y calidad de la educación en los tres niveles (allí incluyó su promesa de CFT público en todas las provincias y universidad pública en las dos regiones que no tienen: O’Higgins y Aysén), empleos, conectividad, infraestructura básica. Una Comisión plural de Estado y sociedad aportará a su diseño y definiciones claves para financiamiento e implementación.
La elección de Intendente, sumada al paso dado en los consejos regionales, dinamizará la política territorial y, en la medida que crezcan los recursos, se potenciará la corresponsabilidad y el enriquecimiento de la esfera pública de debates sobre la agenda regional. Estos gobiernos regionales democráticos deberán tener mayores poderes que los ministerios sectoriales, tanto para apoyar sus zonas metropolitanas (gobierno de la ciudad) como para potenciar los territorios rururbanos y aislados.  Además, su anuncio de facilitar partidos en una región, en junio pasado, en el Consejo Nacional para la Descentralización y Regionalización, CONADERE, permitirá valorar las plataformas ciudadanas, ambientalistas, regionalistas e indígenas, las que pasarán a ser sujeto protagónico de la representación. La insistencia de Bachelet en dar un salto en la ley de cuotas para facilitar también la igualdad de género, abre perspectivas notables de dibujar en el momento constituyente de amplia participación posibilidades de territorios diferenciados con niveles de autonomía, como las que practican las grandes democracias avanzadas, de Canadá a Nueva Zelandia, de Suecia a Dinamarca, así como países de Sudamérica que han dado pasos notables en descentralización como Argentina, Colombia, Perú y Bolivia.
Lo decidido por Bachelet abre un nuevo ciclo para las regiones: acabar con la cooptación y el mendigar (y llorar) en un modelo centralista-paternalista, para ir a la descentralización, que es poder del otro, del hermano(a) que tiene su autonomía para dibujar sus sueños y políticas (la fraternidad como horizontalidad conflictiva, diversa y virtuosa).  Por cierto, acompañada de la seriedad, control de la corrupción, participación ciudadana (se ha sugerido la ley de presupuestos participativos regionales), monitoreo de indicadores y corresponsabilidad fiscal. La Nueva Mayoría por los cambios, que debe crecer para materializar estas reformas, permitirá este proceso reconstituyente de las relaciones de poder, con su aporte revolucionario (revolver lo que hay estancado, al decir de Alberto Hurtado) y de devolución de soberanía/recursos a los que habitan los territorios, el antiguo pacto de la unión de los pueblos de Chile, propiciada por Freire e Infante, y borrada a sables y pólvora desde 1830.
http://www.elmostrador.cl/opinion/2013/11/05/la-redevolucion-regionalista-de-bachelet/?utm_source=rss&utm_medium=feed&utm_campaign=RSS

Sunday, November 03, 2013

3 de noviembre de 2013

El auto eléctrico, futuro posible y sustentable

avatar
Unidad de Arquitectura Extrema Universidad Técnica Federico Santa María
En Chile de 2011 el 34,7% del total de la energía primaria del país fue petróleo, con 2.491 teracalorías nacionales y 92.348 teracalorías importadas (Comisión Nacional de Energía), lo que indica que, aparte de ser el energético más importante para el desarrollo del país, la mayor parte de él debe ser importada.
El tener que importar nuestro principal energético, nos convierte en un país frágil y dependiente, además de ser un energético no renovable e insustentable. El petróleo se usa quemándolo, lo que también es un importante aporte a la contaminación del país y sobre todo la contaminación del aire de sus ciudades.
Es más, en Chile el sector transporte se mueve en un 99,4% con petróleo y sus derivados. Tenemos un transporte sucio, caro, dependiente y contaminante, sólo el 0,6% es eléctrico y eso incluye el metro de Santiago y nuestros escuálidos ferrocarriles.
Un dato importante necesario de saber para entender esta situación, es que para el clásico motor Otto, que es el modelo universal que se encuentra en la mayoría de nuestros transportes, su eficiencia media no supera el 20 a 25 %. Esto significa que, con buena conducción y buena mantención, con suerte sólo la cuarta parte de la energía que usamos en esto se convierte en movimiento útil. El resto se pierde en calor, ruido, roce, etc. Un motor  moderno tiene además cientos de partes móviles y miles de partes fijas en sus componentes, por lo tanto, la probabilidad de fallas es grande y la incorporación de fallas en las mismas muy fácil para la industria.
Ahora bien, ¿cuál es el verdadero peligro de este cambio que viene? El peligro está en que las personas tienen la posibilidad de producir su propia energía eléctrica con tecnologías que ya son plenamente comerciales. Si pueden producir su propia energía eléctrica, será posible que carguen con energía limpia, de fuente local, sus propias baterías de última tecnología. Ya hay muchos chilenos que tienen en sus casas sistemas fotovoltaicos, máquinas eólicas o minicentrales hidráulicas que les dan una cierta autonomía energética.
¿Y el motor eléctrico? Pues las cifras actuales son muy interesantes en la comparación con el motor a combustión. En un motor eléctrico, dependiendo de su calidad, entre un 85 y un 90% de la energía que se le entrega se convierte en movimiento, no aporta gases de invernadero. Tiene, además, muy pocas partes móviles y bien construido es difícil de deteriorar. De hecho, muchos de los primeros automóviles de la historia fueron eléctricos, los primeros 100 km/h los hizo un auto eléctrico, en 1899, la “Jamais Contente” de Bélgica.
Las sucesivas crisis del petróleo, el insostenible aumento de la contaminación en las ciudades han traído de vuelta, luego de cien años, al automóvil eléctrico, al principio tímidamente híbridos y hoy en día, 2013, honestamente eléctricos.
Como todas las grandes invenciones, desde Michael Faraday hasta hoy, el motor eléctrico no ha cambiado casi nada y sigue siendo simple, barato, silencioso y de pocas piezas. Todo un problema para la industria de mercado; algo barato y simple que dura mucho, no promete buenos negocios, pero habrá que acostumbrarse a la idea.
Del auto solar al triciclo eléctrico
El consumo eléctrico, cantidad de energía, que consume un auto eléctrico comparado con un equivalente a petróleo puede ser menos de una quinta parte, además sin ruido y sin humo. El asunto que limita estas cosas es aún el almacenamiento de energía. El automóvil a combustión interna lleva un tanque de bencina a cuestas, que hay que ir llenando de vez en cuando, y tras el tanque hay una red de distribución, hay buques tanque, oleoductos, refinerías, pozos de petróleo, fronteras y guerras. La electricidad está mucho más cerca, puede ser de producción nacional e, incluso (muy peligroso para el mercado), puede ser autoproducida en casa. Como el tanque de bencina, la electricidad se puede almacenar en baterías que día a día mejoran, son más livianas y soportan más carga.
Un sistema de modernas baterías para 300 km de autonomía, usadas como pack intercambiable, requiere de estaciones de servicio en los caminos, donde recambiar el pack, como quien coloca bencina en el tanque, con la misma frecuencia que los actuales servicentros. La increíble ventaja radica en que, además de poder cargarse con sistemas autónomos, se pueden recargar directamente en la red eléctrica de su casa o su oficina o en ambas.
Lo importante es que, además, la electricidad debiera ser conseguida por energéticos sustentables. O sea, ni carbón ni petróleo ni gas, el futuro indica que puede ser y será solar o eólica, de los océanos, geotérmica o microhidráulica. Todas estas últimas energías, que Chile tiene en abundancia,  están disponibles en contra de un sucio petróleo que Chile no posee.
El desafío del auto solar dejó paso al auto netamente eléctrico que no tiene por qué llevar lomos los metros cuadrados y kilos de fotovoltaicos; pisamos el palito, pero ya no. Un pequeño e ingenioso triciclo eléctrico, diseñado por un equipo de estudiantes de la Universidad Santa María, triunfó en un desafío nacional, ganando en velocidad, permanencia y diseño. El equipo –que agrupa a alrededor de 20 alumnos de diversas carreras– fue liderado por Nicolás Suanez, estudiante de Ingeniería Civil Mecánica. El pequeño vehículo, unipersonal, muestra un concepto mixto aplicable a transporte en ciudad, tiene pedales y motor eléctrico con una autonomía probada en 40 kilómetros, sus baterías se pueden cargar con una planta fotovoltaica o en la red de la casa. Simple, estas nuevas ideas de nuevos ingenieros pueden cambiar el destino del planeta.
Hoy en día hay en oferta automóviles eléctricos comerciales, en el formato cotidiano de los autos a gasolina, con baterías para 300 o 500 km. La tendencia mundial del desarrollo de baterías va en dirección de hacerlas cada vez más livianas, baratas y duraderas, por lo tanto, el escollo tecnológico principal, la acumulación, ya está vencido. Llevar baterías eléctricas en el auto es lejos mucho más sano que llevar en el mismo auto 50 o 100 litros de líquido explosivo en un estanque.
Siguiendo la costumbre del siglo XX de ir a la estación de bombeo a cargar líquido explosivo, la propuesta eléctrica del siglo XXI sería ir a una moderna estación de carga a cambiar el pack estándar de baterías descargadas por uno cargado. ¿Cargado con qué?, con electricidad conseguida una maquina eólica de varios megawatts, con una planta fotovoltaica o con ambas cosas juntas, también al lado del mar con energía undomotriz, o una estación geotérmica o una minihidráulica. Cada territorio y cada clima con su energía. Todas estas tecnologías existen en el mundo y son altamente competitivas. En Chile abundan todas estas energías y, recalco majaderamente, no hay petróleo y el carbón mineral es de lo peor.
Ahora bien, ¿cuál es el verdadero peligro de este cambio que viene? El peligro está en que las personas tienen la posibilidad de producir su propia energía eléctrica con tecnologías que ya son plenamente comerciales. Si pueden producir su propia energía eléctrica, será posible que carguen con energía limpia, de fuente local, sus propias baterías de última tecnología. Ya hay muchos chilenos que tienen en sus casas sistemas fotovoltaicos, máquinas eólicas o minicentrales hidráulicas que les dan una cierta autonomía energética.
La red eléctrica, que en Chile  es privada y con mucho poder económico, ha intentado retardar lo más posible el “netmetering”, ley 20.571, que obligaría a las redes privadas a compensar a los autoproductores eléctricos conectados a la red pública, perdón, debiera decir privada. En España el mismo sector está intentado colocar en estos momentos un impuesto a los autoproductores fotovoltaicos, para frenar el avance casi imparable de los que invierten para producir su propia electricidad.
El auto eléctrico está en la misma contienda, con millones de personas y miles de fábricas en todo el planeta reproduciendo, por millones al año, el motor a gasolina, miles de automotoras vendiéndolos, con miles de billones de dólares tras los pozos de petróleo, las refinerías, los oleoductos, los barcos, los poderes y las guerras asociadas. Pues, el panorama futuro de la autonomía energética se ve aún bastante duro. Sin embargo, la conversión tecnológica, social y paradigmática del actual mercado global ya está en marcha. El vehículo eléctrico es más barato, menos contaminante y mucho más lógico para todas las ciudades del planeta.
http://www.elmostrador.cl/opinion/2013/11/03/el-auto-electrico-futuro-posible-y-sustentable/?utm_source=rss&utm_medium=feed&utm_campaign=RSS